había elegido sentarse




>>